EL ESPACIO CREATIVO

lo que nos hace especiales

Cuando arrancamos este proyecto y nada de lo que hoy hacemos era realidad, teníamos claro que debía ser diferente, auténtico y dejamos todo a un lado para hacer realidad nuestros sueños, THE INCA DISTILLERY. Establecimos entonces una serie de leyes y formas de hacer las cosas que debíamos cumplir a conciencia. Así ha sido.

Con esta perspectiva comenzamos a buscar un local adecuado para albergar a nuestro gran amigo COOPER, el precioso alambique que hoy en día hace las delicias de los paladares más exquisitos. Fue muy complicado encontrar en Lima un espacio acorde a nuestras perspectivas y en buenas condiciones por lo que teniendo un arquitecto como fundador, nos hicimos la siguiente pregunta:

¿por qué no construir nuestra propia destilería?

Encontramos un antiguo taller de mecánica, arrasamos con casi todo y comenzamos desde cero, eso sí, con nuestro concepto peruano. Maderas de la selva de Pucallpa, cemento Andino, muebles de estilo norteño, cortinas y sofás de gamarra y un largo etc.

Nuestra destilería está concebida como un espacio polivalente en base a un programa espacial establecido. Debía tener un área de producción para macerar y fermentar nuestros destilados, un área de envasado y etiquetado, zonas técnicas, oficina y almacén. Pero al mismo tiempo, la destilería tendría que ser un espacio abierto a la docencia y al conocimiento, poder recibir a mixólogos y cantineros, alumnos de gastronomía y estudiantes de ingeniería. Debía ser además un espacio agradable para nuestros invitados, donde poder catar nuestros destilados y poder conversar.

En definitiva, queríamos huir de un espacio industrial y sin personalidad y después de casi 3 años de trabajo, nuestros esfuerzos se vieron recompensados. Nos encanta trabajar en THE INCA DISTILLERY.
<
>

LEY 1

la excelencia

Si queremos elaborar un destilado excelente, todo lo que rodea a su proceso de elaboración, también debe ser excelente, desde los botánicos que utilizamos, la insuperable ingeniería alemana, el gratificante trabajo diario, la calidad del lugar donde trabajamos cuidando en detalle el diseño y la calidad del espacio, brindar el mejor servicio y trato a nuestros clientes y amigos, la experiencia ligada a nuestra destilería, un equipo humano con altos valores morales que entiendan esta filosofía...

LEY 2

cada destilado es único

La prioridad máxima en la destilería es que cada botella sea única, de la máxima calidad y por ello cada botella debe ser una experiencia exclusiva para el consumidor. Desde esta premisa, solamente utilizamos alcohol, agua y botánicos frescos de la máxima calidad, naturales. De esta forma, por ejemplo, cada batch es único y diferente al anterior ya que solo utilizamos botánicos de temporada que no siempre tienen el mismo grado exacto de maduración. Calidad y frescura absolutas.

LEY 3

la tecnología

Desde el principio sabíamos que solamente se pueden conseguir los mejores destilados con la mejor tecnología e ingeniería. Tecnología e ingeniería alemanas adaptadas a nuestros requerimientos. Cada máquina, alambique y tanque involucrados en la elaboración de nuestros destilados debían ser fabricados para nosotros y finalmente los obtuvimos, son los mejores del mercado, a nivel mundial y nos permiten conseguir nuestros sueños y la excelencia de todo el proceso de elaboración.

LEY 4

disfrutar y compartir

The Inca Distillery debía ser un espacio amigable, creativo y con mucha imaginación para poder compartir, disfrutar, aprender, escuchar, conversar, participar y aportar cosas nuevas con, para y de amigos, mixólogos, sumilleres, profesores, compañeros destiladores etc... La docencia y el conocimiento es pilar fundamental de este proyecto y hoy en día se nota el éxito en la cantidad de visitas que recibimos a la destilería, un auténtico orgullo!

CONOCE MÁS SOBRE NOSOTROS